Marco Beteta

Florifagia, belleza comestible en la gastronomía mexicana

Las flores atraen a cualquiera, como regalo o decoración, siempre son un gran detalle y lucen bien. Una tendencia en la cocina de vanguardia que ha comenzado hacerse presente es la florifagia. La belleza de las flores hechas arte comestible.

Leer también: La Esterificación ¿moda o nueva tendencia en la gastronomía?

Tés, infusiones, postres, vinos o platillos salados se acompañan con flores. La lista es extensa y se ha acoplado perfectamente a la gastronomía mexicana. Desde los pétalos hasta la flor completa, pasan por cierto proceso para darle sabor y vida a un plato. Claro está, no toda flor se puede comer, ya que deben estar libres de pesticidas y pasar por un proceso para llegar a la cristalización o poder degustarlas en su estado natural.

Desde tiempos remotos, las flores han sido usadas en muchas culturas por sus propiedades medicinales y también como ornamento y alimento. Por su frescura y sabor inusual se han convertido en un acompañante atractivo en todo tipo de preparaciones.

Leer también: El mole oaxaqueño, tradición de una nueva era en la CDMX

Veneradas en algunas culturas por su significado espiritual, al ser afrodisíacas y por sus muchos usos, aquí mencionamos algunas de ellas.

Rosas

Foto: mediarosas

De las flores más comunes, pero no por eso menos importantes, las rosas tienen un uso muy amplio. En dulces, tés, tartas, ensaladas, salsas, chocolates, aceites, aderezos o como adorno cristalizado en múltiples platos. Dan un aspecto sutil, lleno de tradición y color.

 

Violetas

Foto: giulanaflores

Empleadas en infusiones para la buena digestión, pero principalmente como elemento decorativo en postres, bizcochos, tesinas, sopas hasta como relleno para tortillas. Tienen un sabor suave y un olor delicioso, por lo que se pueden comer frescas, secas, confitadas crudas o cocidas.

 

Leer también: Las etiquetas de vinos tintos mexicanos que debes conocer

 

Calabacín o calabaza

Foto: cocinacalifornia

Por su sabor dulce, se utilizan con frecuencia en la comida italiana, mexicana y en guisados típicos. También como relleno en ravioles, pastas, croquetas, tortitas, sopas y ensaladas. Una flor deliciosa.

 

Caléndulas

Foto: floresyplantas

Por su sabor amargo, se usa principalmente como aromatizante, infusión en quiches y budines, además de ser conocidas por sus grandes propiedades medicinales antiinflamatorias y reguladoras.

 

Capuchinas

Foto: floresypalabras

Tanto las hojas como los botones se usan por su sabor picante similar al del berro, en ensaladas, infusiones, batidos y decoraciones. Sin dejar de lado sus propiedades curativas como antibiótico natural y excelente fuente de refuerzo del sistema inmunológico.

 

Leer también: Reglas de comportamiento en la mesa, según Leonardo da Vinci

 

Geranios

Foto: florespedia

De origen africano y conocidas por su particular olor, se usan las flores frescas para aromatizar pasteles, tartas y helados.

El mundo floral y la gastronomía mantienen un estrecho vínculo lleno de magia en donde un alimento virtuoso embellece cualquier plato gastronómico.