Comida liofilizada: una práctica alternativa llena de nutrientes

¿Imaginas una comida fácil de almacenar, transportar y que sea completamente nutritiva? Esto es posible gracias a los alimentos liofilizados. Si tienes alma aventurera y lo tuyo son los deportes extremos, considéralos una gran opción.

La comida liofilizada conserva íntegramente cada nutriente, contiene altos niveles calóricos y ofrece una amplia caducidad, de modo que es posible transportarla sin que se eche a perder. Al carecer de líquidos, su peso y volumen es menor al de la comida tradicional, lo cual facilita su almacenamiento y la convierte en una opción funcional para incansables viajeros, personas prácticas o para tener un buen kit ante una catástrofe.

Foto: Frutafrunch.com

Esta técnica consiste en un proceso de deshidratación por frío, donde los alimentos se someten a temperaturas que llegan al grado de la congelación con el fin de mantener al máximo sus propiedades, aromas y sabores. Lo anterior permite obtener un producto de fácil disolución.

La gran virtud de esta comida es que, al entrar en contacto con el agua, recupera su apariencia original, de modo que es posible cocinar múltiples platillos de forma tradicional, rápida y sencilla. Carnes, pastas y frutas son alimentos que se encuentran en la lista de liofilizados por ser ricos en proteínas y carbohidratos; sin embargo, en nuestra era, ya existen productos de este tipo con tendencia healthy.

Leer también: Florifagia, belleza comestible en la gastronomía mexicana

Creías que ya lo sabías…
Entre los alimentos que consumimos, muchos liofilizados son más comunes de lo que parecen: el café, el chocolate, vegetales, quesos, arroz, maíz, salsas, especias, snacks, galletas, cremas, aderezos, yogur en polvo, sopas y alimentos para microondas, por mencionar algunos.

La maravilla de este proceso es que mantiene las propiedades de los alimentos al 100% y, aunque no lo creas, no cambia su sabor, al mismo tiempo que no contienen conservadores, prepararlos es muy fácil, son empacados al vacío, se rehidratan rápidamente y tienen una caducidad muy larga. Son ideales para cualquier persona: desde alpinistas, campistas y militares, hasta astronautas. Además, pueden ser un gran recurso para salvar vidas durante un desastre natural.

Leer también: La entomofagia, tendencia en la alta cocina

Las técnicas y métodos de la gastronomía son innovadores. Vale la pena conocer los procesos y tendencias de este arte que, día con día, hace la vida del hombre más sencilla y funcional.