Marco Beteta

Reglas de comportamiento en la mesa, según Leonardo da Vinci

Los modales en la mesa no son un tema de actualidad, se tienen registros desde la época Renacentista, durante la cual se impulsó un cambio radical no solo en el arte y las ciencias, sino también en el mundo civilizado. Uno de los mayores exponentes de esta tendencia fue el artista florentino Leonardo da Vinci, quien en su tierra natal, a la par de dar inicio a su carrera como artista, fue mesero, restaurantero, banquetero y llegó a ser chef del rey de Francia.

Lee también: 5 libros para cualquier amante de la cocina

Leonardo era un apasionado de la gastronomía y aportó infinidad de detalles que se siguen utilizando hoy en día, como por ejemplo, añadió un tercer diente al tenedor, porque así era más fácil comer el espagueti. Al trabajar como chef en un restaurante llamado Los Tres Caracoles, comenzó a servir porciones más pequeñas y elegantes, platillos que pueden compararse con la nouvele cuisine de hoy en día.

Lee también: La moda de compartir mesa

Más adelante, este conocido inventor y artista, se dedicó a mejorar el ambiente de la cocina y también las reglas de urbanidad en la mesa. A continuación, te enlisto algunas de las recomendaciones para el comportamiento de la buena mesa del gran maestro Leonardo da Vinci.

  • Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa ni de espaldas a la misma y mucho menos sobre las piernas de cualquier invitado.
  • Los invitados que sufren de la peste deberán ser sentados más alejados de los demás invitados y, por supuesto, del anfitrión.
  • La costumbre de su mecenas, Ludovico Sforza, de amarrar conejos a las sillas de los invitados, le parecía impropia y por lo tanto, no lo recomendaba.
  • Leonardo ideó que a cada comensal se le diera un paño, para que después de ensuciar manos y cuchillos se pudieran limpiar. El paño debía ser doblado de inmediato para no hacer ver desorden en la mesa.
  • No se deberá tomar comida del invitado que esté al lado, por lo menos no sin su consentimiento.
  • Imperdonable escupir en la mesa, ni de frente ni de lado.
  • No se debe pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.