Las reglas de oro que te harán brillar al asistir a un espectáculo

Las reglas de conducta y vestimenta se aplican en todo momento y existe una para cada ocasión. Las normas nos ayudan a actuar en sociedad de una manera correcta, dependiendo del evento, categoría, grupo o incluso lugar geográfico donde se esté, por ejemplo: no es lo mismo llevar ropa vacacional a París que a Israel. Saber cómo actuar o vestirnos de acuerdo a cada situación es la solución para pasar un mejor momento.

Pero también es cierto que no hay que forzar los modales, solo ser natural, distinguido y en ocasiones elegante.

En el cine o teatro

Imaginemos que estamos en una la sala llena, la película u obra está a punto de empezar, todo permanece en silencio, y entonces no sabemos qué hacer con el ruido de las palomitas, dulces o teléfonos en ese momento. Estas son algunas normas básicas del comportamiento que vale la pena tomar en cuenta:

  • No es suficiente poner en silencio el celular, hay que asegurarse de que esté apagado, pues la luz que genera al activarse suele ser más incómoda que el sonido.
  • No susurrar y mucho menos hablar durante la obra, es molesto y de mala educación.
  • No haga pícnics, es decir, no coma durante la obra. Se recomienda únicamente en el teatro. Los alimentos son para ingerirse antes o después de la función, o de preferencia en los intermedios.
  • Se debe pedir disculpas si se tiene que obligar a alguien a levantarse para llegar a su asiento; pero si además se llega tarde, las disculpas son obligatorias.
  • Ni en la entrada ni salida de escena de actores o al finalizar una película, se debe aplaudir. Estos solo se permiten al terminar las obras teatrales.
  • Para ir al teatro no hay necesidad de vestirse especialmente para la ocasión ni mucho menos ponerse un vestido de noche, como se acostumbraba hace años. Pero sí arreglarse más que de costumbre.
  • Llevar a los niños únicamente a obras o películas para ellos.

En las reuniones, se dice: Te reciben según te presentas, te despiden según te comportas.

Cuando se es invitado en una reunión, el comportamiento debe adecuarse a ciertas formas y prestar especial atención a la vestimenta según la ocasión. De nada sirve ir elegante y presentable, si esta primera impresión se ve opacada por un comportamiento inadecuado.

En cuanto a la bebida, hay que moderar su consumo, sea alcohólica o no, para evitar caer en un estado de excesivo furor o relajación que pueda poner a la persona en ridículo. En cuanto a los alimentos, se debe comer de forma educada, utilizando correctamente los cubiertos y evitar caer en excesos que siempre serán mal vistos.

Espectáculos o conciertos

Muchas personas cometen el error de arreglarse demasiado para el concierto al que asistirán, pero esto depende, al igual que todo, de la ocasión. Algo primordial y con mayor importancia son los zapatos. A menos que sea un concierto de ópera, nunca hay que usar zapatos de punta abierta, sandalias o tacones. Si los pies no están cómodos en un concierto, es un mal inicio.

En cuestión de vestimenta, tanto para hombres como para mujeres, los jeans y pantalones de mezclilla siempre serán la solución, pues son la combinación perfecta entre elegante y casual.