Marco Beteta

La barrica y el vino, la pareja perfecta!

La barrica tiene dos funciones fundamentales, la de almacenaje y optimizadora del proceso de envejecimiento del vino.

Los vinos tintos, al pasar por la barrica, se suavizan y aterciopelan adquiriendo por el camino aromas que recuerdan a la madera (cedro, virutas de lapicero), especias (vainilla, clavo, pimienta, nuez moscada) y toques caramelizados, a humo y frutos secos provocados por el tostado de la madera. Siendo más precisos, cuando la barrica es de roble americano los vinos recuerdan al coco y son más untuosos y menos secos que los envejecidos en barricas de roble francés, aunque éstas últimas aportan aromas más especiados y son mucho más respetuosas con el carácter original del vino.

#MBbepresent