Marco Beteta

La Gastronomía Mexicana en el Virreinato

La historia de México y la gastronomía van de la mano, se puede decir que juntas han recorrido un largo camino que las ha llevado al reconocimiento internacional.

La gastronomía en el Virreinato estaba presente en los mercados y en las grandes casonas o haciendas; en los 300 años que duró esta época se definió la mezcla entre la gastronomía indígena y la española dando origen a la comida mexicana. Este mestizaje “culinario” se dio en todos los niveles sociales (clases nobles y clases bajas) siendo también participes los diferentes conventos que se aposentaron a lo largo de la República Mexicana, en donde se hacían toda clase de guisos (dulces y rompopes) y que también funcionaban como lugares de experimentación (todos sabemos la historia del mole poblano).

A los españoles les sorprendió entre muchas cosas los “tiempos de comer” de la población mexicana, ya que en esa época se acostumbraba comer hasta 4 veces, en la mañana el desayuno (chocolate y pan dulce), después un almuerzo, luego una comida abundante y para terminar una cena. Si hablamos de bebidas alcohólicas el pulque era la novedad, a este le siguieron el aguardiente, la cerveza y los vinos importados por los españoles. En la calles de México se podían encontrar diversos platillos como patos asados, chichicuilotes, cabezas de borrego al horno, tamales y dulces…

La gastronomía mexicana tiene una gran historia que la ha llevado a ser una de las más importantes en el mundo y algo por el cual los mexicanos debemos de estar muy orgullosos!

#MBbepresent