Marco Beteta

Reglas de oro, para “mimar” al comensal

 

  • Compromiso y aceptación de un modo de vida.
  • Ilusión por el trabajo y simpatía.
  • Dominar la oferta gastronómica del establecimiento.
  • Ser observadores y detallistas, atentos al confort de la sala.
  • Saber leer la mente de los clientes.
  • Discreción absoluta.
  • Capacidad de reacción.
  • Aceptar las críticas.
  • Elegancia y buena apariencia.
  • Saber idiomas.
  • Conocer la cultura de la zona.

Tip: “El lujo es que la gente se sienta como en casa”.

#MBbepresent