Menos es más: Código del buen vestir

Menos es más: Código del buen vestir

Todos los días tu personalidad y estilo de vida se reflejan en cómo actúas y hablas para expresar tus ideas, creencias y emociones. También la forma de vestir dice mucho de ello, de hecho es la primera percepción que los demás tienen de ti. Quizá muchas veces no seas consciente de esto (la gran mayoría no lo somos), por eso aquí encontrarás algunos tips para que siempre luzcas impecable.

Lee también: El perfume, la primera impresión. ¿Cómo escogerlo?

  • Te sonará demasiado obvio, pero hay dos pasos básicos para definir el estilo de vestimenta y los colores que mejor te van. El primero es analizar la complexión de tu cuerpo, el tono de tu piel, cabello y ojos. El segundo dependerá del contexto laboral y social en el que te desenvuelvas normalmente.
  • Independientemente de las tendencias que marcan cada época del año, procura tener en tu guardarropa prendas básicas que nunca pasan de moda; considera aquellas de colores neutros y estampados lisos, con materiales y confección de calidad. De esta manera será fácil combinarlas con la ropa y colores de temporada.
  • Los complementos son esenciales, además de denotar buen gusto, dan un look diferente al outfit. El secreto de saber usarlos, radica en no excederse al momento de elegirlos para que no compitan entre ellos, ni con la ropa.
  • Más que verse in, combinar prendas y accesorios con logos bien visibles de distintas marcas puede resultar contraproducente. Recuerda que menos es más, y la naturalidad y sencillez son mucho mejores.
  • Arriesgarse a mezclar estampados, texturas y colores no está mal, da muestra de tu creatividad, pero siempre y cuando en su conjunto representen armonía. Por ejemplo, un saco de lino azul marino con unos pantalones de pana beige, quizá sean una combinación clásica de colores, pero las texturas definitivamente desentonan; en cambio, una camisa de rayas con un traje de cuadros pueden verse bien, si las rayas son delgadas y pegadas y los cuadros son anchos y remarcados.
  • Cuando vayas de shopping no compres ropa, accesorios o zapatos solo porque están en rebaja, ni tampoco aquellas prendas que te queden muy justas (es típico pensar “con un mes de dieta y gym, me quedará perfecta”). Considera realmente qué necesitas para dar un refresh a tu guardarropa.
  • Toda vez que tu presupuesto lo permita, invierte una parte de él en algunas prendas hechas a tu medida y de preferencia confeccionadas a mano.