Las bondades del agua fría

Las bondades del agua fría

Estarás de acuerdo en que, independientemente de ser un hábito de higiene imprescindible, darte un buen baño resulta de lo más placentero. Claro, a excepción de cuando sale el agua fría. Pero, si supieras las bondades que esta te brinda ¿cambiarías de opinión?

También recomiendo: 5 urbans spas

Aunque solo de pensarlo sientas escalofríos, la realidad es que tiene más ventajas terapéuticas de las que ahora mismo imaginas, alguna inmediata y otras las experimentarás a mediano plazo, conforme vayas incorporando esta práctica a tu vida diaria (desde luego es todo un reto, pero vale la pena).

Sin embargo, si padeces alguna enfermedad, no olvides que debes consultar primero con tu médico las posibles contraindicaciones.

Un par de minutos bajo el chorro de agua fría es buena forma de empezar la rutina cotidiana, pues la piel reacciona mandando un mensaje al cerebro para mantener el equilibrio de la temperatura corporal; ello ayuda a activar al organismo, por lo que al sentirte con mayor ímpetu y la mente despejada, estarás de mejor humor y favorecerás el incremento de tu productividad.

Si alternas una ducha de agua caliente con una de agua fría, provocas un aumento de la respiración y ritmo cardíaco; esto es otro efecto positivo, porque poco a poco puedes ir mejorando tus niveles de oxígeno, circulación sanguínea y tono muscular.

Además, acelerará tu metabolismo (como respuesta a la demanda de energía que el cuerpo necesita para equilibrar su temperatura), lo cual servirá tanto para reforzar tu sistema inmunológico, como para desechar toxinas.

Cuando diariamente te bañas con agua caliente, sin darte cuenta vas perdiendo la barrera protectora de grasa natural de la piel y cabello, así que, tarde o temprano, ambos pueden resecarse. Pero si tomas tu baño con agua fría irás notando diferencias importantes ya que, al no eliminar esa barrera de protección, la piel y cabello tendrán un aspecto más tonificado y luminoso, e incluso contribuirá a evitar la caída de cabello.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, un baño con agua fría puede ser un remedio muy efectivo contra la fatiga, así como para atenuar los malestares del dolor de cabeza y contracturas musculares.