Calificación de precio
Establecer la calificación de precio
post-title Cómo y cuándo decantar un vino

Cómo y cuándo decantar un vino

Publicado por:

Cómo y cuándo decantar un vino

Cómo y cuándo decantar un vino

Si eres un asiduo consumidor de vino, el término “decantar” no te será extraño. No obstante, si eres novel en el tema, entonces no sabrás mucho sobre este tema, por eso aquí te explicamos cómo y cuándo decantar un vino.

Lee más: Agua mineral: mitos y realidades

La decantación, en términos vinícolas, es el proceso de verter el vino en un decantador (un recipiente de cristal) con el fin de airear y permitir la completa expresión el sabor de ciertos vinos que han estado mucho tiempo en barrica y/o en botella. Y es que el encierro del vino es necesario, pero después hay que darle tiempo para que evolucione.

Por la falta de oxígeno, el vino sufre ciertas “anomalías” temporales en su constitución y, quizá encuentres olores extraños, tufos o simplemente aromas de reducción, que deben ser eliminados para darle paso al sabor verdadero del vino. Una solución a este problema es, precisamente, decantarlo.

Cómo y cuándo decantar un vino

La decantación tiene dos principales funciones: eliminar sedimentos en vinos muy viejos y la aireación de los que han estado cerrados, o  bien, que tienen muchos taninos. Esto con el objetivo de que el vino abran o se suavicen y deje salir sus mejores aromas y sabores.

Al decantar un vino se debe hacer con mucho cuidado debido a que una oxigenación excesiva puede perjudicar su expresión aromática. Hay varias formas para hacerlo, aunque los expertos recomiendan el uso de herramientas de cristal como el método más cómodo, rápido y eficaz:

¿Cuál es la diferencia entre la carne Kobe y Wagyu?

Para comenzar a decantar un vino debes oler y catar el vino para apreciar su estado y percibir si necesitará un decantador. Para ello necesitas saber que “a peor olor, mayor tiempo”.

Debes verter con suavidad el vino en el decantador procurando que se deslice por las paredes del recipiente. La idea es que el líquido recorra el mayor camino posible para que aumente el contacto con el aire. Después, debes dejarlo reposar.

No existe una regla estándar en el tiempo, así que lo recomendable es ir probando el vino hasta que consideres que ha llegado a un punto perfecto. Esto te puede llevar desde 15 minutos hasta tres horas, por eso este tipo de vinos merecen tu paciencia.

Mas en MarcoBeteta.com

Estos son los mejores destinos para ahorrar en otoño

Las 5 mejores panaderías y cafeterías de Vancouver