¿El whisky se bebe en copa o en vaso?

¿El whisky se bebe en copa o en vaso?

¿El whisky se bebe en copa o en vaso? Ante esa pregunta, la mejor respuesta es: ¿cómo te gusta beberlo?

Como tal, no existe “la mejor forma” de disfrutar un buen whisky. Mucho menos existe una especie de mandamiento tallado en piedra que señale –u ordene– que este destilado debe beberse de tal o cual forma. Lo que sí existe son las maneras ideales de consumir whisky para apreciar sus cualidades de mejor forma.

Leer sobre cortes y vino en la CDMX: La unión hace la fuerza: Mariatinto y Rubaiyat crean menú de maridaje

 

Sin embargo siempre hay que tener en mente la forma en la que a ti te gusta beber whisky, porque de ello depende en gran medida responder una cuestión trascendental: ¿El whisky se bebe en vaso o en copa?

¿En vaso? Sí.

¿Pensaste en un old fashioned? ¡Exacto! Este es el tipo de vaso con el que está más asociado el whisky. Por su forma corta pero de boca ancha es ideal para beber whisky en las rocas; además permite que el destilado entre en contacto con el hielo y el enfriamiento sea equitativo. Una de las ventajas de este vaso es su estabilidad por lo que es más difícil tirarlo o volcarlo en un descuido.

Por otro lado, el highball –el de las cubas– es otro de los favoritos para beber whisky por su tamaño. El volumen de este vaso y la forma es perfecta para combinar el destilado con agua mineral o cualquier otro mezclador.

Los expertos recomiendan el vaso en estos casos pero también cuando bebas un whisky joven o “poco agraciado” –a final de cuentas si el whisky es malo no debe beberse– pues de esta forma es más difícil percibir sus defectos pero también ocultará las cualidades de uno bueno.

¿En copa? Sí, también.

Si lo que quieres es apreciar los aromas del destilado y descubrir su sabor en el paladar –y nos preguntas de nuevo: ¿el whisky se bebe en copa o en vaso?– te responderemos que en copa y hay bastantes razones para que así sea.

Una de las ventajas de la copa –frente a un vaso, por ejemplo– es la forma. Gracias a sus paredes curvas y boca ancha, en relación con la base, el oxígeno entra en contacto con el whisky y permite que se concentre en el cáliz de la copa. Esto ayuda a volatilizar los aromas del destilado y que sea más fácil percibirlos en nariz –y por ende en el gusto–. No por nada son la elección perfecta para las catas y pruebas.

No existe una copa exclusiva para este destilado. Pueden usarse copas de vino blanco, por ejemplo, de jerez o incluso una para cognac –el “balón” de cáliz ancho y boca estrecha–. Sin embargo existen dos copas diseñadas especialmente –una por la compañía Glencairn y otra por Riedel–, y cuya diferencia reside en el tallo que es de vidrio macizo para evitar se caliente el líquido y el alcohol se evapore.

Ahora que sabes cuál es el vaso, o copa, ideal para disfrutar del whisky como a ti te gusta, cuéntanos: ¿cuál es tu favorito?

 

Más en MarcoBeteta.com

Los 7 mandamientos de los palillos (o cómo comer sushi de forma correcta)

5 restaurantes para cada ocasión

La ciencia responde: ¿cuál es la duración ideal de las vacaciones?