Si el enfrentamiento entre Francia y Perú fuera gastronómico ¿cuál ganaría?

Si el enfrentamiento entre Francia y Perú fuera gastronómico ¿cuál ganaría?

Aún no sabemos el resultado del juego entre Francia y Perú; pero si el encuentro fuera a través de los sabores, entonces las creaciones latinas se podrían imponerse a las galas.  

Por Adriana Silvestre

 

 

Ambos países demostrará su técnica y talento en la cancha durante el Mundial de Rusia 2018; pero si el enfrentamiento fuera en la mesa, la decisión no sería tan sencilla. Y es que tanto Francia, como Perú tienen tradiciones culinarias, técnicas, ingredientes y platillos únicos.

 

Primero tenemos la cocina de Perú que es considerada por muchos expertos, como una de las mejores del mundo, pues en ella se fusiona lo nativo con la influencia europea y oriental. Un ejemplo es el cebiche que es considerado patrimonio cultural del país.

 

Otros platillos emblemáticos son el pollo a la brasa (de consumo local) y el olluquito con charqui hecho con ingredientes endémicos, como el olluco, un tipo de papa de Los Andes, y charqui, carne seca de llama o alpaca. La riqueza gastronómica es interminable, así que la consideramos un gol.

Foto: Shutterstock

 

Por el otro lado está la cocina francesa, que no sólo ha influido en Europa y América, sino que es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010. Y, aunque varios de los ingredientes que se utilizan en sus platillos más famosos llegaron desde Latinoamérica, también cuenta con una gran riqueza.

 

Entre las delicias icónicas está el ratatouille, originario del sureste de Francia; el confit de pato, que es una pierna de pato escalfada en su propia grasa, y el Bœuf bourguignon o estofado de buey, el cual se cocina con vino tinto a fuego lento. Estos últimos son ejemplo de las cocciones largas que se acostumbran en las regiones galas.

 

Por sabor y riqueza gastronómica podría ser un empate. Sin embargo en el top 10 de la recién publicada lista de The World’s 50 Best Restaurants, el peruano Maido llegó a la posición 7 y el francés Arpege se quedó en la 8; mientras que Central, en Lima, del chef Virgilio Martínez, obtuvo el lugar 6, y el tercer sitio fue para Mirazur, en Menton, del chef Mauro Colagreco. Como éste es argentino, entonces el triunfo latinoamericano, pero también gana la fusión de culturas.

Foto: Shutterstock