Tito’s: el vodka cool del momento

Tito’s: el vodka cool del momento

Todo comenzó hace 27 años dentro de una modesta destilería de Austin, Texas, y un alambique casero de poco más de 60 litros de capacidad. Hoy, más allá de la sencilla apariencia de su botella y etiqueta, Tito’s se ha convertido en una marca de vodka Premium con presencia internacional, cuya producción alcanza casi 60 millones de botellas al año.

Visionario y multifacético, Bert “Tito” Beveridge es el responsable de este fenómeno mundial de ventas. Originario de San Antonio, apasionado de los caballos, ex jugador de polo y graduado en geología y geofísica por la Universidad de Texas, probó suerte en la perforación de pozos petroleros y después en el negocio hipotecario. Fue entonces cuando tuvo la idea de producir vodka en cantidades muy limitadas para regalar a sus amigos.

Aunque el inicio resultó complicado, el resto es historia: el año pasado, Bert ocupó el puesto 179 en la lista Forbes de 400 multimillonarios de Norteamérica.

La clave del éxito de Tito´s para posicionarse como referente número uno en la predilección de los consumidores estadounidenses radica, en gran medida, en la calidad de su materia prima, proceso de destilación y razonable costo-beneficio.

En general, el vodka puede elaborarse a partir de cualquier tipo de grano rico en almidón. Tito’s se fabrica únicamente con maíz amarillo norteamericano, destilado a mano seis veces en alambiques artesanales de cobre (proceso similar al utilizado en la producción de los más finos coñacs franceses y whiskies escoceses single malt) y tres veces filtrado en carbón activado.

El resultado es un vodka de gusto suave (pues a pesar de la compleja destilación el maíz no pierde esta cualidad), 40% de alcohol por volumen, certificado 100% libre de gluten, con un precio promedio (en México) de $500 pesos por botella y que puedes combinar a la perfección con jugos naturales de frutas.

Otro tip es que, en una jarra de cristal con tapa, infusiones una botella de Tito’s con dos manzanas rebanadas y 150 gramos de arándanos deshidratados; deja reposar la mezcla un par de días, cuela las frutas y sírvela muy fría a manera de Martini o acompaña con agua mineral y hielo en vaso old fashioned ¡un must try!