10 alimentos clave para México en 2050

10 alimentos clave para México en 2050

La dieta de una persona puede contribuir a la protección del medio ambiente, si se eligen los ingredientes correctos. Dentro de las recomendaciones para una comida sustentable por parte de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), son ideales aquellos platillos basados más en plantas y menos en productos de origen animal.

A principios de año, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), junto con Knorr, enlistó algunos de los alimentos que podrían ser claves para la dieta de la humanidad en el futuro. De los aspectos que se enfatizaron en este reporte fue la cantidad de nutrientes y el bajo impacto en el ambiente de estos productos, que además son poco vulnerables a los cambios del clima en el planeta.

De un total de 170 alimentos de diferentes regiones del mundo, la WWF eligió 50, entre algas, leguminosas, hongos, tubérculos y vegetales, con la idea de duplicar el consumo diario de verduras y frutas y reducir así la dependencia de la proteína animal.

De México se seleccionaron 17 alimentos, entre ellos frijoles, habas, lentejas, espinacas, berros, nopales, flor de calabaza, kale, germen de alfalfa, brotes de garbanzo, camote, quinoa, arroz salvaje, jícama, amaranto, linaza y ajonjolí. A continuación se detallan 10 de estos ingredientes futuristas.

Frijoles

Es una de las leguminosas más populares en América Latina. Además del tradicional caldo, también se puede servir en un ceviche, acompañado de aguacate, jitomate, nopales y chile serrano.

Lentejas

Una sola taza de lentejas cubre la mitad de fibra que necesita una persona al día. Una forma de prepararlas es en albóndigas de res mezcladas con arroz blanco y berros, todas bañadas en salsa verde.

Nopales

La Ciudad de México es uno de los principales productores de este cactus que además de sus aspectos nutricionales, fue elegido por su fácil crecimiento y adaptación, sin olvidar su bajo impacto ambiental.

Flor de calabaza

Es rica en nutrientes y vitamina C, y mientras en otros países se desperdicia, en la dieta mexicana es aprovechada en una variedad de platillos, como pueden ser unos vaporcitos con champiñones fileteados y queso panela, envueltos en hoja de plátano. 

Espinacas

Entre los vegetales verdes, la espinaca sobresale por su alto contenido de vitaminas A, C y K, y vitamina B, así como hierro y otros minerales. Es una planta que crece rápido y se puede cultivar todo el año. Se antojan como relleno de unas enchiladas en salsa de tomate y ajonjolí, acompañadas de setas.

Ajonjolí

Es conocido por ser la base en la producción de aceites. Sin embargo, también tiene un potencial como una semilla comestible, con ácidos grasos omega 3, fibra y potasio.

Amaranto

Su ventaja es que puede crecer en cualquier altura sin mucha agua. Es un ingrediente muy común en la alimentación de los mexicanos, ya que se agrega incluso hasta en la fruta.

Arroz salvaje

Esta semilla contiene más proteína, zinc y hierro que el arroz blanco. Una sugerencia para servirlo es en un bowl de pollo y quinoa cocida, con piezas de pimiento rojo y aceituna negra.   

Quinoa

Es un cereal resistente a heladas, sequías y vientos fuertes. Se podría decir que es uno de los más completos al contener un equilibrio excepcional de proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Una idea para servirlo es en una ensalada con zanahoria y jícama rallada, lentejas cocidas y kale.

Camote

Su sabor dulce aporta vitaminas A, C, E y podría funcionar como ingrediente principal en una ensalada con betabel y queso feta.