Cómo organizar un brunch dominical

Cómo organizar un brunch dominical

No importa si celebras un acontecimiento especial o simplemente porque tienes el deseo de hacerlo, un brunch dominical siempre será buena forma de reunir a las personas que tienen un significado especial en tu vida. Para ayudarte a planificarlo con detalle y evitar sorpresas desagradables, no pierdas de vista las siguientes recomendaciones.

El presupuesto

Calcula qué cantidad de dinero puedes invertir en comida, bebida, decoración, limpieza, si necesitarás rentar mobiliario y/o equipamiento especial, o contratar servicios (meseros, cocineros, barman, música, etcétera). Considera también una parte para gastos de último minuto.

La fecha

Elige con antelación el domingo para tu brunch y checa que no coincida, por ejemplo, con un puente.

Los invitados

Haz tu lista de invitados basándote en tu presupuesto; avísales al menos con quince días de anticipación y confirma su asistencia tres o cuatro días antes del evento.

El espacio

Determina dónde harás el brunch; el lugar que elijas deberá albergar mínimo cuatro estaciones de servicio (comida fría, comida caliente, panadería y/o repostería, bebidas) y las mesas para tus invitados. No olvides verificar cuántos baños tienes disponibles y si están en condiciones de utilizarse.

El menú

El montaje de un brunch es similar al de un bufet, así cada invitado se sirve a su gusto. Nuevamente, la comida y cantidad de estaciones de servicio que coloques estarán en función de tu presupuesto. Aunque no existen reglas específicas, por lo general, un menú de brunch puede incluir, o no, fruta fresca de temporada, ensaladas, quesos, embutidos, huevos (los benedictinos son un must); hot cakes, waffles, quiches, pan (dulce y/o salado); complementos para untar (mantequilla, miel, mermeladas, mostaza, mayonesa, etcétera); distintos tipos de carne (res y aves a la parrilla u horneadas); mariscos y pescados (cocidos, ahumados, crudos o preparados como sushi); guisos variados (sopas, pastas, estofados) y postres (pasteles, helados, mousse). Si quieres dar un toque original, haz un menú temático, por ejemplo mexicano, e incorpora en él platillos típicos (pozole, menudo, carnitas, barbacoa, cochinita pibil, chilaquiles, quesadillas preparadas al momento, tamales).

Las bebidas

El Bloody Mary y la mimosa son clásicos de todo brunch (puedes preparar otro cóctel alternativo, con o sin alcohol, a base de alguna fruta de temporada o con acento herbal); además de estos, también considera servir jugos naturales, café, infusiones, leche, agua (natural o de frutas), cervezas.

Las mesas y la decoración del espacio

Define qué tipo de mantelería y vajilla utilizarás, y el estilo de los adornos de mesas y del lugar en general. Si has escogido como tema el mexicano, puedes recurrir a manteles de colores, platos de barro, vasos de vidrio soplado, tiras de papel picado para ambientar las estaciones y centros de mesa con flores blancas frescas.