Calificación de precio
Establecer la calificación de precio
post-title Los 5 mitos más sonados de los alimentos orgánicos

Los 5 mitos más sonados de los alimentos orgánicos

Publicado por:

Los 5 mitos más sonados de los alimentos orgánicos

Los 5 mitos más sonados de los alimentos orgánicos

No todo lo que se dice acerca de los alimentos orgánicos es totalmente cierto, por eso te aclaramos algunos de los mitos más conocidos.

Tú decides

Los alimentos animales y vegetales que se crían, cultivan y procesan sin la utilización de  productos químicos, fertilizantes o conservadores son considerados orgánicos. En los últimos años, su producción y consumo ha aumentado debido a la difusión de varias creencias o mitos. Aquí te aclaramos cinco de ellos.

1  Son respetuosos con el medio ambiente

Cierto. Aunque depende del tipo de granja, de la ubicación y de los cuidados. En realidad, no contaminan con productos artificiales y favorecen la conservación del medio ambiente, pero se debe poner atención en los métodos, en la región (no todos los productos sirven para la misma zona) y en el uso racional de cada elemento extra.

 

Foto: Pexels

 

2  Son más saludables

Cierto y falso. Definitivamente, los alimentos que no tienen productos químicos industriales son menos dañinos, además en algunos casos, pueden conservar mejor sus nutrientes que los no orgánicos. Sin embargo aún son limitados los estudios al respecto y no se ha comprobado que brinden más beneficios unos que otros.

3 Tienen mejor sabor.

Cierto. El sabor de los productos cuidados de manera natural es único, sin duda, mejor que el de aquellos de procedencia industrial. Aunque durante los procesos de conservación (secado, cristalización o ahumado, entre otros) las características se igualan.

4 Están libres de pesticidas. 

Falso. En el caso de las frutas y verduras orgánicas tienen 30% menos probabilidad de incluir pesticidas, pero no estan libres de ellos; en especial porque, a veces, son insustituibles.

5  Son más costosos. 

Cierto. El precio de los orgánicos es casi el doble, en comparación con los alimentos producidos de manera convencional. Esto se debe a que se apegan al comercio justo, donde se considera el costo real de la producción y el apoyo a los agrícultores.

 

Foto: Pexels

 

Lee también: Organiza un domingo de carne asada y brochetas