Top 5 de los quesos franceses

Top 5 de los quesos franceses

Dentro de la gastronomía de Francia, los quesos son tema aparte. Tal es su variedad, que es posible probar uno diferente y sin repetir cada día del año. El aspecto común en la siguiente selección, es que todos los quesos poseen Denominación de Origen Controlada (AOC, por sus siglas en francés).

Lee también: Cambio de estación: comida y vinos ad hoc para primavera 

Este sello creado por el Ministerio de Agricultura inicialmente solo se otorgaba a los vinos, pero hoy se aplica a distintos productos alimentarios con el objetivo de proteger su origen y calidad.

Camembert

Típico de Normandía, su origen data de fines del siglo XVIII. Para elaborar cada queso son necesarios poco más de dos litros de leche proveniente de vacas autóctonas de la región y se moldea artesanalmente. Todo buen Camembert se caracteriza por su corteza exterior blanca que recubre una pasta cremosa amarilla. Solo o acompañado con frutos frescos, marida bien con vinos tintos jóvenes, un Syrah por ejemplo, o blancos Sauvignon Blanc y Chardonnay.

Cantal

Al parecer, las primeras referencias que existen de este queso proveniente de la región de Auvernia se remontan al primer siglo de nuestra era. Elaborado con leche de vaca, es necesario que al menos tenga un mes de maduración para obtener su AOC. Cuando es joven, tiene un sabor dulce con aromas de vainilla y avellanas que combina bien con vinos blancos semi-secos; a medida que envejece, marida con tintos de buen carácter tánico.

Comté

Oriundo de Borgoña, es el de mayor producción en Francia y uno de los primeros quesos con AOC. Se hace con leche de vaca cruda; su periodo de maduración mínima es de 4 meses y de 24 meses como máximo. Es en esta última etapa cuando sus cualidades alcanzan su mejor expresión con un gusto cremoso, ligeramente dulce con notas de mantequilla y frutos secos, que lo hacen apto para acompañarse con vinos borgoñeses e incluso con vinos secos de Jerez.

Roquefort

Existen toda clase de leyendas sobre este queso nativo de la emblemática región de Occitania. El auténtico debe elaborarse solo de leche de ovejas criadas en la zona de Roquefort-sur-Soulzon y fermentarse únicamente en una cueva de la meseta de Combloux. Cuando acompaña sopas, salsas o carnes, marida con vinos tintos robustos. Si se come solo, a manera de aperitivo o postre pero servido siempre a temperatura ambiente, puede combinarse con oporto o vinos blancos semi-secos o licorosos.

Sainte Maure de Touraine

Originario del Valle del Loira, es un queso de cabra de forma cilíndrica con una corteza que va del gris al gris azulado. Un genuino Sainte Maure de Touraine tiene la peculiaridad de presentar en el centro una paja de centeno que demuestra la identidad de su fabricante. Si bien su olor es intenso y fuerte, al paladar resulta untuoso y levemente salado. Puede servirse a manera de aperitivo o postre con frutos secos, manzanas, higos o peras, acompañado de vinos blancos secos.