Los amantes del vino encontrarán un verdadero paraíso de aromas y sabores mientras recorren esta zona vitinícola.

El Valle de Guadalupe, junto con los valles de Ojos Negros y Santo Tomás, es todo un referente nacional e internacional de la producción vitivinícola. Con características similares a las del terroir francés y una extensión equiparable a dos tercios de Napa Valley, es place to know para aficionados y amantes de la cultura del vino. Además de espectaculares settings naturales, recorridos guiados a las bodegas de la región, práctica de deportes de aventura y gastronomía de acento gourmet, la experiencia de esta ruta puede complementarse visitando los vestigios rupestres de Vallecitos o el Museo Comunitario y centros artesanales de comunidades kumiai en Tecate.